martes, 13 de enero de 2009

LA VIDA DE LUNA

Luna está en el campo. Lleva el preñado con descanso. Aquí está detrás de la reja que la separa del camino. En marzo Cañizares, el veterinario, le hará una ecografía para verificar que todo va bien.
Esperando el pienso. Muchos ganaderos piensan que cuando las yeguas están en el campo no necesitan nada. Que la hierba verde las nutre suficientemente. Yo soy de la opinión de que no debe faltarles nunca agua y que de vez en cuando hay que echarles unas raciones de pienso para compensar deficiencias.

Hoy toca complemento de avena.
Luis Rivera, ese extraordinario profesional de la veterinaria y del caballo Anglo Árabe, les sacó sangre en el mes de diciembre para aumentar la base de los marcadores genéticos, siguiendo una recomendación de la Unión.
Luna disfruta para ella sola de 10.000 m2
en un terreno que le obliga a hacer esfuerzo para beber y para tomar el complemento alimenticio.